lunes, 22 de octubre de 2012

Un poema de Roberto Juarroz


40 (Sexta poesía vertical)

Desbautizar el mundo,
sacrificar el nombre de las cosas
para ganar su presencia.

El mundo es un llamado desnudo,
una voz y no un nombre,
una voz con su propio eco a cuestas.

Y la palabra del hombre es una parte de esa voz,
no una señal con el dedo,
ni un rótulo de archivo,
ni un perfil de diccionario,
ni una cédula de identidad sonora,
ni un banderín indicativo
de la topografía del abismo.

El oficio de la palabra,
más allá de la pequeña miseria
y la pequeña ternura de designar esto o aquello,
es un acto de amor: crear presencia.

El oficio de la palabra
es la posibilidad de que el mundo diga al mundo,
la posibilidad de que el mundo diga al hombre.

                               La palabra: ese cuerpo hacia todo.
                               La palabra: esos ojos abiertos.
                                                                                                              (para Roger Munier)





Y aquí un interesante comentario sobre la poesía de Juarroz por Omar Ardila.
Publicar un comentario

Entradas populares