viernes, 7 de marzo de 2008

Ajedrez

(Waldo Rojas, Chile 1944)

Antonius Block jugaba al ajedrez con la Muerte junto al mar


sobre la arena salpicada de alfiles y caballos derrotados.


Su escudero Juan, mientras tanto, contaba con los dedos las jugadas,


sin saberlo, en la creencia de que los que contaba eran peregrinos de una extraña


carvana.





(Y a mí que no me gusta el ajedrez sino en raras


circunstancias.


Yo, que pude luego de perder estruendosamente una partida


beberme una botella con el ganador y sostenerle el puño en alto).





Pero Antonius Block sin duda era un eximio ajedrecista


no obstante haber perdido el último partido de su vida.


Antonius Block, quien volvía de las Cruzadas, no tuvo en cuenta


que a Dios no le habría gustado el ajedrez


aun cuando de veras hubiera algún día existido.





Afortunadamente todo esto sucedía en una sala de cine.


El mundo en miniatura en tres metros cuadrados a lo más.


Los otros personajes han pagado las consecuencias al terminar


la función.





Sería bueno sostener ahora que el ajedrez está algo pasado de moda.


A pesar de la costumbre por los símbolos


y de los cuadraditos blancos y negros irreconciliables


en que se debate la vida


_________________a coletazos.











(Este post está dedicado a Raúl Pérez, por compartir el gusto de I. Bergman. Y para Mario Helguera, si algún día pasa por aquí.)
Publicar un comentario

Entradas populares