domingo, 2 de marzo de 2008

Alicia en el país de las pesadillas



En el país de las pesadillas, la pobre Alicia
no tuvo ocasión de experimentar con su lógica:
empequeñeció realmente al disminuir de tamaño
La espantosa reina de corazones era allí un cero a la izquierda
el terror, la otra cara de la apatía
embotaba el ingenio en lugar de constituirlo
y, a sus espaldas, un espejo roto por el que era imposible regresar, la abandonaba a siete años de mala suerte
en el mundo del divorcio de la poesía y del absurdo
(porque hay delirios prosaicos).


La niña, que por su nueva situación no lo era, llegó a una madurez precoz
pues hasta ahora no había visto los barrios pobres de Londres
de los comienzos de la era industrial, ni los prostíbulos ni los hospitales en que hacen cola
los agonizantes
Eso y otras insuficiencias londinenses fue lo que vio ahora en un país subdesarrollado
y salvadores de salvadores de la patria, inútiles como el rey
o fascinados como la reina por la decapitación
Charcos de sangre en lugar de rosas pintadas de rojo.
Escribió un diario del que fue despojada cuando la arrastraron a la violencia
a la tortura.








Enrique Lihn (1929-1988),
uno de los poetas que más influencia
ejerce en las nuevas voces de su país, Chile.
Publicar un comentario

Entradas populares